Buscador Google

Búsqueda personalizada

Buscar este Blog El Libro Buscado

lunes, 12 de noviembre de 2012

Una Guerra Sencilla-Recomendado del Mes-




Editorial: Edición del autor
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 978-84-614-4632-2
Páginas: 213


SINOPSIS:

Sierra de Granada, 1952, Manué un ex miliciano de la Guerra Civil Española, vive en Huélago, aunque la situación de la posguerra le hace emigrar hacia Lérida para trabajar en la construcción de un pantano. Al terminar su trabajo regresa a su pueblo, donde tiene a su esposa y a sus tres hijos. En una de sus salidas a buscar leña al monte se topa con una cuadrilla de guerrilleros. El que dirige la partida y al que todos llaman “El Capitán” resulta ser su amigo de toda la vida, José, su compatriota y vecino del mismo pueblo sevillano del que huyen al comenzar la guerra, al ser tomado por los militares. José, que no quiso entregarse por miedo a las represalias y a quien todos creían muerto, ha vivido todos esos años en la sierra. Ahora, ante la imposibilidad de mantener la lucha, decide escapar a Francia e iniciar una nueva vida en libertad, aprovechando el encuentro con su amigo Manué, le entrega una libreta donde, a modo de diario, José o “El Capitán” va narrando toda la vida de ambos durante la guerra, su participación en la liguilla de fútbol del ejército miliciano y su posterior separación.

RESEÑA:

“Hacía unas semanas que había vuelto de Borjas Blancas en Lérida y las cosas en Huélago no habían cambiado, el trabajo seguía escaseando. El haber pagado “las trampas” de las tiendas le permitiría a su mujer volver a comprar “fiao” hasta que encontrara trabajo. En las tiendas se notaba que ya había mucho más género en las estanterías, a parte de lo que permitía la cartilla de racionamiento, pero poco dinero para comprar, y la mayor parte de lo que se compraba se hacía “fiao”.

Así es cómo nos describe Antonio Moreno Moreno cómo era la situación en nuestro país no hace tanto tiempo como pudiera parecer. Tan sólo sesenta años, que parece mucho, pero que no es tanto tiempo; separa esa España que él nos describe de la actual.

La verdad es que esta novela me ha sorprendido sobre todo por el lenguaje empleado, lenguaje llano, de pueblo, sencillo, sin florituras, directo y expresivo.  Esto hace que los personajes tomen cuerpo y sean muy asequibles para el lector; Manué, por poner un ejemplo, es simplemente un vecino trabajador, honrado y padre de familia que vive en un pueblo, tan real que muchos de nosotros seguramente hemos conocido a alguno, incluso muchos verán reflejados en su personaje a algún familiar. Su vida corriente, los actos que realiza, su forma de expresión coloquial tomada del deje típico andaluz los hace muy cercanos. José, otro de los personajes principales, es el contrapunto, honrado también, pero la vida, las circunstancias y sobre todo una guerra no tan sencilla le ponen en el brete de vivir una vida huidiza, escondido en la sierra tratando de luchar, casi en solitario, contra una situación a la que no se puede ganar la partida. Personajes reales para una situación muy real que muchos de nuestros abuelos y padres vivieron en primera persona; una posguerra plagada de desempleo, escasez, mucha sencillez; y también mucho miedo, el miedo de muchos a entregarse sin saber lo que sería de ellos y su futuro, el más optimista el de la cárcel.

El libro se divide en cuatro capítulos largos, que casi podrían llamarse partes, pero a su vez subdivididos en varios subcapítulos cortos que hacen su lectura mucho más ágil.

A su vez los capítulos van intercalando la vida diaria de Manué, ya en 1952, plena posguerra, las fiestas, su forma de vivir en los pueblos, los trabajos que realizan con sus recuerdos de la guerra, sus aventuras con el resto de sus amigos; mientras por otra parte se van mezclando con los recuerdos escritos en forma de diario de su amigo José, donde va desgranando los puntos álgidos que les tocó vivir a ambos en la guerra, y su situación al terminar esta; su vida como guerrillero peinando las sierras y huyendo de los vencedores de la guerra.

Personalmente, a mí esta novela me ha resultado entrañable, quizá por los recuerdos acumulados de mis charlas con mi abuela y mis padres, situaciones que me resultan bastante cercanas, no por haberlas vivido, sino por haberme sido relatadas de primera mano.

Creo que este libro, a parte de ser aconsejable para quienes gusten de la Historia, no la que se escribe con mayúsculas; esa que se escribe con minúscula, esa que forjan los hombres corrientes, sencillos, de la calle y que tantas veces olvidamos que eso también forma parte los hechos que luego pasan a engrosar los libros de texto, pero sin nombres propios.

Por buscar tres pies al gato y algo negativo, tan sólo me he fijado en algún error en la maquetación; por lo demás, quien lea este libro, que piense desde un principio que no se va a enfrentar a una novela extremadamente elaborada, con una prosa florista, ni a una técnica novedosa o excesivamente pulida. Es como dice su título, una novela sencilla para gente sencilla, y que encierra algunos tesoros en formas de vivencias que a muchos les gustará recordar en la lejanía y a otros les puede resultar interesante conocer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario