Buscador Google

Búsqueda personalizada

Buscar este Blog El Libro Buscado

domingo, 4 de noviembre de 2012

"Los ojos amarillos de los cocodrilos" - Katherine Pancol



"Los ojos amarillos de los cocodrilos" - Katherine Pancol


Tenía muchísimas ganas de leer esta novela desde el mismo momento en que se publicó. Cómo resistirse a una novela con tan extraño título y con una portada tan curiosa. Si a eso le añadimos que su autora es francesa y mis experiencias con la literatura de nuestro país vecino casi siempre han sido positivas (Marc Levy, Anna Gavalda, entre otros...) y lo que dice la contraportada "es una historia de amor, de amistad, de traición, de dinero, de sueños", estaba convencida de que me iba a gustar. Y me ha gustado -ya veis que le he dado cuatro estrellas- pero he de reconocer que he estado tentada de dejarla aparcada sin terminarla. Y es que se me atascó de mala forma y no había forma de avanzar con su lectura... pero éso os lo contaré luego, en el apartado de impresiones.


Katherine Pancol


Escritora francesa nacida en Marruecos pero que vive en París desde los cinco años. Estudió literatura y se doctoró en letras moedernas. Ha trabajado como profesora de francés y latín para posteriormente decantarse por el mundo del periodismo, colaborando en revistas como Paris Match o Cosmopolitan. El éxito le llegó con la trilogía que empieza con la novela que hoy comento, "Los ojos amarillos de los cocodrilos" que vendió más de un millón de ejemplares en Francia y ganó el premio Maison de la Presse, siendo traducida a diez idiomas.


Su segunda parte, "El lento vals de las tortugas", se ha publicado recientemente en España.


La tercera parte, se titula (traducido) "Las ardillas de Central Park están tristes los lunes" ( desconozco si se mantendrá el título cuando se publique en España aunque me imagino que sí.)


Argumento


Según la editorial, "Esta novela sucede en París, pero nos encontramos con cocodrilos. Esta novela habla de hombres. Y de mujeres. Las mujeres que somos, las que querríamos ser, las que nunca seremos y aquellas que quizás seamos algún día. Esta novela es la historia de una mentira. Pero también es una historia de amor, de amistad, de traición, de dinero, de sueños. Esta novela está llena de risas y de lágrimas. Esta novela es como la vida misma".


La protagonista es Josephine (Jo), una mujer de cuarenta años, casada con Antoine y con dos hijas, Hortense (adolescente) y Zoe (aún una niña). A Antoine, su marido, le despidieron hace un año de su trabajo y desde entonces se pasa los días en el piso, sin hacer nada. Soñando con grandes proyectos, eso sí, pero sin hacer nada para llevarlos a cabo. Finalmente, Antoine se va de casa. Se va con una peluquera del barrio, que era su amante desde hace tiempo. Pide un crédito en el banco y va a Kenia a dirigir una granja de cocodrilos. Josephine lo pasa fatal. Personalmente, por supuesto, pues está acostumbrada a vivir con su marido, a que él diga lo que hay que hacer, a dejarse llevar... Pero también económicamente: ella es la única que gana dinero con sus traducciones pero nunca parece ser lo suficiente. Y menos cuando en el banco se entera de que Antoine ha pedido un crédito y que ella también es deudora. El marido de Iris, un rico abogado, le da trabajo como traductora de documentos en su empresa y con ese plus empieza a ver la luz.


Iris, su hermana, no ha trabajado nunca y se ha dedicado a ser la rica y guapa esposa de un hombre poderoso. Pero piensa que no es suficiente y en una fiesta, para fardar, comenta a un editor que está escribiendo una novela sobre una mujer en el siglo XII (este siglo es la especialidad de Josephine). El editor adora la idea y le dice que le lleve unas cuantas páginas desarrollando la idea. Iris no sabe cómo salir del embrollo en el que ella solita se ha metido y convence a Jo para que ésta escriba la novela, Iris la firmará y el dinero será para Jo. Jo tiene el talento e Iris la presencia, creen que harán un tándem perfecto.


Mientras Jo escribe la novela, asistimos a sus problemas con su hija mayor, Hortense, una chica preciosa y con muchos aires de grandeza. Menosprecia a su anodina madre y sueña con ser como su tía Iris. También conoceremos a Marcel Grobz, marido de Henriette, la madre de Jo e Iris. Un hombre salido de la nada que ha hecho una gran empresa. Un hombre afable, casado con la viuda Henriette, una fría mujer, con aires de grandeza, que sólo vio en él una posibilidad de medrar. Marcel tiene una amante, su secretaria, que le da todo lo que su mujer no le ha querido dar; todo, incluso un hijo. Asistiremos, por lo tanto, a la vida de estos personajes, todos relacionados entre sí, en un período de sus vidas que les va a traer muchos cambios.


Datos técnicos


Editado por La esfera de los libros


Tiene 552 páginas


Encuadernación: gran tamaño, tapa blanda


ISBN: 9788497349239


Año de edición:2010


Cuesta 21,90 euros


Impresiones


Como os he dicho al principio, es un libro que me ha costado mucho terminar. Llevo leyéndolo cerca de un mes. Lo tuve atascado durante semanas y, de hecho, empecé otros dos libros para aligerarlo un poco (libros que terminé muchísimo antes que éste).


Os preguntaréis por qué no lo dejé. Hace tiempo que decidí que si un libro no me gustaba, no pasaba nada por dejarlo a medias. Hay muchísimos buenos libros publicados, muchos más de los que se puede leer en una vida, y me da rabia perder el tiempo con uno que no merece la pena. Pero el caso es que "Los ojos amarillos de los cocodrilos" no es un mal libro; al contrario, literiamente hablando es bueno; está bien escrito (aunque no bien traducido), los personajes sufren una evolución interesante... Es un libro que merece la pena pero que a mí se me atascó. Otras veces lo he dicho: hay que elegir bien el momento en el que se leen determinados libros. Y éste es uno de ellos. No es que sea difícil de leer, pero sí es un poco denso; durante muchas páginas no pasa nada y, si bien la prosa te envuelve, puede llegar a ocurrir si estáis en una situación como la mía: apenas nada de tiempo, leyendo muchas veces con un bebé en brazos, un niño hablando, la tele encendida.... No son condiciones para leer, la verdad, por lo que últimamente estoy eligiendo cosas ligeras, o que enganchen mucho. Una historia con más contenido, como ésta, ha resultado un poco excesiva para mí.


Pero, a pesar del estancamiento, lo cierto es que me estaba gustando mucho cómo escribe Katherine Pancol y quería ver lo que pasaban con los personajes -especialmente con Josephine y Marcel -los que más me han gustado- por lo que entre el jueves y el viernes le di dos empujones y lo acabé. Sinceramente, me alegro de haberlo hecho porque el resultado final es que el libro me ha gustado bastante. No muchísimo, no va a estar entre mis mejores lecturas de este año - ni siquiera tengo claro si leeré su continuación- pero sí lo suficiente como para no arrepentirme del tiempo empleado en su lectura.


Y es que el libro va de menos a más. Al principio no dice gran cosa, no tansmite nada, te deja un poco fría e indiferente, pero luego mejora, sobre todo a partir de la mitad. No es de esos libros que enganchan y devoras con fruición. Al contrario, hay que dedicarle esfuerzo y bastantes horas, puesto que se me ha hecho una novela de lectura lenta, ya que tiene mucho contenido. Y muchas páginas; de hecho, si fuese un poquito más condensado, quizás perdería lo que de negativo le he encontrado y sería una lectura más apta para cualquiera. Tal y como está yo diría que no es una lectura para recomendar al 100% para cualquier persona. Creo que hay que ser amante de la lectura para disfrutar con ella; quien lea de forma esporádica pienso que podría aburrirse con ella.


Personajes


"Los ojos amarillos de los cocodrilos" es un libro de personajes. Pasan cosas, pero pocas; lo que realmente importa es las personas y, especialmente, su evolución.


En un primer momento, se nos presentan todos los personajes y no sabemos si todos van a tener la misma importancia en el desarrollo de la novela o si se va a centrar en alguno-s. Pero al poco ya vemos que se va a centrar en Josephine personaje que, en principio, podría parecer el más anodino de todos, el que menos juego puede dar pero que es todo lo contrario porque de ser una personita más bien gris, de las que pasan por la vida, dejándose llevar, sin destacar, acaba convirtiéndose en un interesante personaje literario. Jo ha estado toda la vida a la sombra de su hermana mayor Iris: si bien Jo era la inteligente, Iris era la guapa. Sus inmensos ojos encandilan a todo el mundo, desde bien chiquitita y Jo pasa totalmente desapercibida; incluso para su madre, cuyas preferencias están clarísimas. Luego se casó y estuvo a la sombra de Antoine. Es el abandono de éste el que, paradójicamente, la va a sacar del velo tras el que se escondía; no le queda más remedio que arremangarse para sacar adelante a sus hijas. Y se va a desarrollar como persona: primero le viene el éxito profesional y luego el personal.


Todo ello con una dificilísima relación con su madre y con su hija mayor. Su madre, Henriette, siempre ha sido una mujer fría y mandona, que jamás le ha demostrado que la quiere; al contrario, constantemente la compara con su hermana y, en la comparación, Jo siempre sale mal parada. Y Jo tiene algo en el inconsciente respecto a su madre; algo que le cuesta sacar a la luz pero cuando, casi al final de la novela consigue recordar, va a entenderlo todo.


Y su hija mayor Hortense, es más parecida a su abuela y a su tía que a su madre. Hortense es una adolescente bellísima que encandila a los hombres. Le gusta el lujo y desprecia a su madre por no poder darle lo que ella cree merecer. La verdad es que las muestras de rechazo a las que constantemente asistimos, te ponen un nudo en el corazón.


Luego tenemos a Marcel, marido de Henriette y padrastro de Josephine y Iris. Un hombre salido de la nada, hecho a sí mismo, zafio y un poco bruto pero encantador. Sometido también a Henriette quien desprecia su falta de clase, encuentra el cariño en su secretaria. Pero no acaba de decidirse a dar el paso y abandonar a su mujer; hay veces que al lector le gustaría darle un empujón.


Finalmente, tenemos a Antoine, el marido de Josephine, un hombre perdido. Tiene la cabeza un poco llena de pájaros, siempre en busca del gran negocio. Abandona a su mujer y a sus hijas por Myléne, una peluquera del barrio. No obstante, no podemos dejar de cogerle un poco de cariño pues no es mal hombre, sólo está completamente perdido. Su aventura en África es la que da título al libro, pues invierte el dinero que pide en préstamo en una granja de cocodrilos propiedad de un chino. Parece absurdo, no? Pues un poco sí que lo es. Sin saber nada del tema, abandona todo en París y se va al continente africano donde lo que se encuentra no es precisamente lo que esperaba.


Conclusión final


Como digo, finalmente me ha gustado y no me arrepiento de haberla leído peeeero, me esperaba más. Me ha costado meterme en la acción porque no hay demasiada. Ocurren cosas pero cuesta que ocurra y a veces la escritora se para demasiado en aspectos que cortan el ritmo de la novela. Pienso que unas tijeras hubieran venido bien. Son más de 500 páginas y, sinceramente, con unas 400 creo que la novela hubiese quedado mejor. Podría haberlo concentrado todo en menos páginas y así hubiese conseguido una novela, igualmente interesante y bien construída pero más fluída y entretenida.


Tal y como está, hay ocasiones en que se hace un pelín pesada.


Además, la autora abusa un poco del estilo indirecto: muchas veces el diálogo está metido dentro de la frase lo cual hace que la lectura sea más lenta y aburrida.


También en cuanto al estilo narrativo, algo que me ha resultado curioso y no me ha gustado demasiado es que, sobre todo cuando habla Josephine, a veces lo hace en primera persona y a veces en tercera. Y no en páginas distintas sino en el mismo párrafo o en párrafos contiguos. No sé muy bien qué pretendía la autora con esta técnica narrativa pero, particularmente, no me ha aportado nada.


Como punto negativo, resaltaría la historia de Shirley, la escocesa amiga de Josephine. Katherine Pancol se ha sacado de la manga una historia relativa a ella que resulta absurda y nada creíble. Realmente, no viene a cuento.


En fin, parece que me he dedicado más a criticar que a alabar la novela pero, en resumen, le doy un 7/10, uan nota bastante buena para lo que me ha costado leerla. Y es que Katherine Pancol escribe muy bien, los personajes son interesantes y el crecimiento personal y desarrollo de los mismos está muy bien. Estaría mejor con 100 páginas menos, pero es lo que hay. Ahora bien, no sé si la recomendaría o no. Allá cada uno

No hay comentarios:

Publicar un comentario